Razas Terrier

La numerosa familia canina posee a lo largo y ancho del mundo integrantes que pertenecen al grupo de los terrier, un conjunto compuesto por distintas razas que están emparentadas entre sí.



El nombre de esta casta deriva del latín terra (tierra) y nuclea a perros que, por lo general, poseen dimensiones pequeñas pero un temperamento enérgico y decidido.



Quienes se dedican a garantizar la pureza de las razas y a imponer las normas para la crianza de esta clase de mascotas suelen segmentar a los terrier de acuerdo a sus características físicas y al tipo de rol que se le atribuya. Así, entonces, se pueden reconocer a terrier de talla grande y media, a los terrier de talla pequeña, a los tipo bull y a los terrier de compañía.



Para satisfacción de numerosas personas que sienten predilección por los animales que pertenecen al conjunto de los terrier, esta familia canina está representada a nivel internacional por múltiples clanes, algunos más populares que otros.



Los bull terrier, por ejemplo, son miembros inteligentes, equilibrados y obedientes pero algo testarudos. Los fox terrier, por su parte, son alegres, fieles y celosos, pero también son tercos y en ocasiones se muestran agresivos frente a otros ejemplares de su especie.



Ambos, de alguna manera, son parientes del yorkshire terrier, una mascota diminuta que resulta simpática y tierna por su apariencia, aunque se destaca por su gran personalidad y su perfil caprichoso.



Claro que las alternativas no se limitan a estas castas, sino que al buscar un compañero felino de sello terrier también es posible tener bajo consideración la posibilidad de adoptar un airedale terrier, un bedlington terrier, un boston terrier, un cairn terrier, un jack russell terrier, un manchester terrier, un kerry blue terrier o alguno de los terrier de nacionalidad checa, chilena, brasileña, escocesa, irlandesa o alemana, por citar algunas de las variantes posibles de conseguir en relación a los perros considerados como terrier.